Esta página ha sido traducida usando inteligencia artificial y aprendizaje automático.

Como la tecnología de entretenimiento ofrece a los niños más formas de conectarse, es importante que los padres comprendan los riesgos y cómo aprovechar al máximo estos dispositivos en el hogar de manera segura.

Por lo tanto, antes de elegir entre diferentes consolas de juegos o iniciarlas por primera vez, es importante saber qué tipo de interacciones y servicios conectados están disponibles. Y a qué puede acceder un niño.

Si comprende de lo que es capaz cada consola, puede estar seguro sabiendo que la nueva consola se está utilizando de manera responsable. Prevenido está prearmado, por así decirlo.

Transmitiendo video

Más allá de las experiencias de juego interactivas, las aplicaciones y los servicios están disponibles en PlayStation 4 y Xbox One . Permiten a los usuarios transmitir video y audio desde una amplia gama de proveedores y compartir voz, video y contenido de juego grabado.

Esto puede variar desde la comunicación oral con otros jugadores en un juego hasta compartir imágenes en las redes sociales.

La PS4 y Xbox One también pueden acceder al contenido de video a través de aplicaciones de transmisión de video, como Now TV, BBC iPlayer, Netflix y Amazon Prime Video. Nintendo Switch tiene solo un servicio, YouTube.

El acceso permitido a cualquiera de estos variará de una familia a otra. Por lo tanto, es importante que los padres pasen tiempo con la consola cuando entre por primera vez a la casa, antes de que los niños se suelten, para configurar cuentas y acceder a cada miembro de la familia.

La mayoría de los servicios de transmisión de video tienen sus propias restricciones y configuraciones para que los padres exploren. Netflix, por ejemplo, tiene diferentes perfiles para diferentes miembros de la familia que pueden restringir el contenido a grupos de edad específicos. Se recomienda comprobar la configuración, por lo tanto, para cada servicio.

Controles parentales

Si bien cada una de las consolas principales tiene diferentes sistemas para ofrecer a las familias control sobre lo que se puede y no se puede acceder, la teoría básica es la misma en todas partes.

Generalmente agrupados en la sección de controles parentales de la consola, puede especificar a qué contenido pueden acceder los niños. Ingresar una contraseña para la configuración, o en algunos casos configurar cuentas de usuario o perfiles para niños, le permite bloquear las clasificaciones de edad PEGI y BBFC con las que se sienta cómodo. Hemos enumerado las ubicaciones donde puede encontrar instrucciones exactas para cada consola a continuación.

Esto significa que los niños necesitarán pedir permiso antes de acceder a contenido más maduro y crear un contexto positivo para la discusión sobre un juego antes de jugarlo.

Vigila a los "amigos"

Esta configuración también permite a los padres especificar a qué otros servicios se puede acceder, como navegar por Internet o compartir contenido con otros usuarios.

Parte de esto también le permite limitar cómo se manejan las solicitudes de amistad, otro aspecto importante de mantenerse seguro mientras juega.

Todas las consolas son máquinas sociales en estos días, ya que permiten a los usuarios construir y comunicarse con amigos. A veces son amigos reales que también poseen la misma consola, pero a menudo pueden ser solo otros jugadores que su hijo ha conocido en línea.

Estos pueden restringirse a través de los controles parentales, por lo que puede limitar el tipo de personas con las que su hijo puede hablar en línea, ocultar el perfil de un niño o evitar que otras personas se comuniquen con él o ella.

Como muchos juegos seguros y amigables tienen características en línea, consideramos que está bien alguna interacción para niños mayores, pero tal vez restrinjan qué tipo de amigos pueden hacer y cuán público es su perfil. A menudo puedes limitar la aceptación de amigos en línea a otros niños que ya conoces, quizás amigos de la escuela.

Haga de los juegos un evento familiar

Junto con estas protecciones, también es importante que los padres consideren cómo y cuándo se juegan los juegos en el hogar. Muchas familias optan por seguir jugando en los espacios sociales compartidos en lugar de las habitaciones. Esto no solo hace que sea más fácil vigilar el contenido, sino que también hace que más miembros de la familia jueguen juntos y obtengan más de los juegos que disfrutan.

Configurar usuarios separados para cada niño les permite a los padres controlar cuánto tiempo juegan cada semana y a qué contenido están accediendo. El historial del jugador es otra herramienta útil para conversaciones sobre cómo encontrar un equilibrio entre el tiempo frente a la pantalla y otras actividades.

Estudiar las descripciones de clasificación por edad.

Finalmente, es importante comprender más sobre los juegos que juegan los niños. Las clasificaciones PEGI se amplían con la información del consumidor del Video Standards Council . Esto no solo describe por qué un juego tiene una calificación específica, sino que también ofrece una breve descripción de la experiencia de juego.

Siempre que las consolas estén configuradas correctamente y los padres aprovechen la oportunidad de participar en la dieta de juego de sus hijos, esto puede ser un aspecto muy positivo de la vida familiar.

Jugados juntos, y con las restricciones apropiadas, los videojuegos ofrecen un pasatiempo seguro y positivo.

Más información sobre los controles parentales para consolas de juegos y otros recursos importantes: